Doña Margarita Escárraga Pérez Viuda de Réndiz(+) #FelizDíadelasMadres

Ayudános a compartir

Le extraño mamá…

Margarita Escárraga Pérez Viuda de Réndiz es el nombre de mi abuela; originaria de Corozal Belice, llegó a Chetumal, (entonces Payo Obispo) a los 15 años en busca de nueva oportunidades despues de que un huracán dejara a su familia sin patrimonio.

Conoció en Chetumal a Luis Arnoldo Réndiz, originario de Progreso Yucatán.

Sus hijos: Guadalupe, Luis Arnoldo(+), Miguel Angel(+), Victor Manuel(+), José Francisco(+), Ana María(+), María Isabel(+), Rosa María, María de los Angeles, José y Juan Ramón.

No conocí a mi abuelo Luis Arnoldo, murió cuando yo apenas  tenía un año.

Doña Margarita, mi abuela quedó viuda con hijos pequeños, Juan Ramón el mas pequeño apenas de 4 años.

Con el corazón aún abatido por el recuerdo de sus cinco pequeñitos , no imagino el sufrimiento que vino a abonar la pérdida de su esposo… de su compañero con quien compartió el dolor de su gran pérdida en la trágica noche en la que se los arrebatara el huracán mas cruel en la historia de Quintana Roo: El huracán Janet.

Mi abuela me narraba una y otra vez la historia de su desgracia, de la pérdida de sus cinco hijos, la forma en que mi abuelo tuvo que renunciar a su trabajo para viajar, viajar y así tratar de mitigar  a lo largo de sus viajes el dolor de su pérdida; De niña yo no entendía mucho el significado de tremenda confidencia…

Nunca antes entendí…  hasta que hace algunos años leí el relato de Francisco Bautista Pérez, autor del libro Janet/ La noche de las aguas turbulentas, sobre el paso del huracán en Chetumal… entonces conmovida lloré y sufrí  la tragedia de mis abuelos…

En este libro el escritor narra entre otros , el testimonio de Guadalupe mi mamá; lo que ella vivió  junto a mi abuela y sus hermanos aquella noche terrible del huracán mas devastador; Guadalupe con tan solo 8 años de edad sobrevivió a esta catástrofe…

Su papá no  pudo salvar a sus cinco hermanos de las garras de Janet,  siendo policía en cumplimiento de su deber  se encontraba en esos momentos ayudando  a la población de Chetumal…

Mi querida abuela Margarita, a quien todos en mi familia  le llamábamos cariñosamente Mamá, desde hace algunos años ya no está con nosotros…

Recuerdo, tan pronto me avisaron lo delicado de su salud, viajé ese mismo día a Chetumal, fué pasando Bacalar… cuando tuve esa rara sensación de que algo estaba muy mal…cuando sentí que ella ya nos había dejado…

Al llegar a Chetumal me avisaron que hacía media hora que había fallecido, justo la distancia entre Bacalar y Chetumal…

Sus últimas palabras, me dicen, fueron dedicadas a sus hijos, los pequeños a los que Janet se llevó años atrás en su paso mortal por Chetumal en 1955…

No lloré…

No creo que a ella le hubiera gustado que llorara…

Dejó un gran vacío en mi corazón pero también me dejó grandes enseñanzas de Fé, de Familia, de Vida…

Mamá.. le extraño…

… le llevaré por siempre en mi corazón…

#FelizDíadelasMadres junto a sus pequeñitos que le esperaron tan solo un suspiro de Dios para estar de nuevo con su querida Mamá.

#ChetumaleñaSoy

@RocioMenar

www.rociomena.com.mx

 ****************************************************************

Mis abuelos

Luis Arnoldo Réndiz Solís

Doña Margarita Escárraga Pérez de Réndiz

www.rociomena.com.mx